Jan Solans y Mauro Barreiro, campeones del mundo de JWRC

Home / Noticias / Jan Solans y Mauro Barreiro, campeones del mundo de JWRC

Jan Solans, ha volado más alto que nunca y, junto con su copiloto Mauro Barreiro, han llegado hasta el título del JWRC, siendo campeones del mundo de la categoría al conseguir la victoria en el Rallye de Gales, una prueba en la que venció en un duelo cara a cara a los suecos Tom Kristensson y Dennis Radström. La familia Solans vuelve a poner su apellido dos años después de que lo lograse su hermano Nil.

Los pilotos del JWRC aparecieron en pista después de algunos pilotos R5, entre los que estaban dos generaciones de la familia Solberg, el ex campeón mundial Petter y el debutante Oliver, su hijo de 18 años. La primera piloto del JWRC en salir a pista era la americana Keanna Erickson-Chang, mostrando un ritmo cuidadoso en un resbaladizo Oulton Park (con partes de asfalto de circuito y carreteras de servicio llevando neumáticos y reglajes de tierra) a los mandos de su Ford Fiesta R2T19.

Los diferentes pilotos de la categoría fueron saliendo a pista en estas delicadas condiciones, siendo Dennis Rädstrom, Solans y Tom Kristensson los últimos en catar el mítico trazado, uno de los más importantes de toda Gran Bretaña. Entre ellos está la principal lucha por el título, siendo Gales el rallye que puntúa doble y el que cierra el calendario del JWRC. Radström lograba marcar el mejor tiempo por delante de Kristensson, Sean Johnston, Enrico Oldrati y Solans, estando separados por menos de cinco segundos, un suspiro comparado con todo lo que ocurrirá en este fin de semana en los tramos embarrados del norte de Gales. Roland Poom, Fabrizio Zaldívar, Tom Williams, Ryan Booth y Erickson-Chang completaban las posiciones restantes.

La mañana comenzaba de manera casi ideal para los españoles ya que Solans y Barreiro se anotaban los dos primeros scratch del viernes (por tanto, dos puntos extra), colocándose líderes del JWRC. Además Radström, que comenzaba el día líder, arrancó la rueda delantera izquierda y se quedaba fuera de carrera, destrozando al mismo tiempo sus opciones a ganar el título. Kristensson respondió a esos dos scratch de la dupla del Rallye Team Spain con uno en el tramo de Dyfnant, aunque Solans se mantenía líder. Por detrás Johnston se colocaba en tercera posición por delante de Williams y Zaldívar. Además de Radström, la otra baja entre los pilotos del JWRC era la del estonio Poom después del primer tramo del viernes.

Con la neutralización del tramo de Aberhinant que debía cerrar la mañana, Solans terminaba líder la primera mitad por cuatro décimas de diferencia sobre Kristensson, estando entre ellos la lucha por el título de la categoría de promoción. Johnston, Williams y Zaldívar estaban a una gran distancia mientras que Oldrati y los americanos Booth y Erickson-Chang completaban las posiciones restantes.

Kristensson y Solans salían de las asistencias junto a la bahía de Colwyn separados por tan solo cuatro décimas, diferencia que revertía el sueco marcando el mejor tiempo en la segunda pasada por Elsi para situarse líder. El siguiente tramo se paró debido a un accidente de Jari-Matti Latvala, por lo que los pilotos del JWRC tacharon un tramo más a su itinerario después de que no pudieran correr el TC-5 horas antes. En el corto e intenso Slate Mountain Solans lograba un nuevo scratch por delante del sueco y del resto del elenco de JWRC. Sean Johnston, progresando de manera significante desde el inicio de temporada, marcaba tiempos más competitivos que los de Williams o Oldrati.

En los dos tramos restantes, ya en la oscuridad de la noche, Solans tenía que lanzarse a por Kristensson y vaya si lo hizo: en el primer tramo era capaz de recuperar la distancia, marcar otro scratch más y ser líder de nuevo. No obstante, en Aberhinant Solans fue capaz de sacarle 16 segundos a Kristensson, además de ser el quinto scratch del rallye con el punto extra que conlleva. Al final del día esos 16 segundos eran los que le separaban de cara a la segunda etapa, siendo ya cuestión de dos la pelea final por el JWRC. Johnston mantuvo la tercera posición por medio minuto sobre Williams, completando las posiciones restantes Oldrati, Booth y Erickson-Chang.

La pelea entre Solans y Kristensson recomenzaba desde el primer tramo, Dyfi 1, en el cual el sueco le apretaba las tuercas parcial a parcial. El subcampeón europeo junior conseguía recortarle segundos al español, pero su compatriota Radström, sin nada que perder tras abandonar en la primera etapa, fue el que se llevó el scratch. A partir de este momento los puntos de scratch dejaban de cobrar relevancia ya que se convertía en un duelo directo: quien ganase, se llevaba el título y la gloria. En el otro espectro, lo que se llevaba Tom Williams es una decepción al salirse al poco de comenzar el tramo, perdiendo lo que estaba siendo hasta el momento su mejor actuación dentro del JWRC.

Por la presión que estaba ejerciendo Kristensson, el tramo de Myherin sería vital y donde no se podía fallar…y Solans no lo hizo. Tras haber medido los riesgos, aquí subió el nivel y le sacó nada menos que 12 segundos, ampliando su ventaja a 24 en la general para revertir la presión sobre los hombros del sueco. En Sweet Lamb Hafren 1 Solans continuó con este ritmo y Kristensson trató de contestarle, pero un error le hizo pinchar un neumático y perdió más de tres minutos, dejando a Solans como claro líder de la categoría y candidato claro al título.

En mitad de esta etapa maratón Solans se veía en situación de gestionar ya que Kristensson, que seguía siendo segundo, estaba a tres minutos y medio en la general mientras que Sean Johnston es tercero a cuatro minutos y medio. Zaldívar era cuarto por delante de Oldrati, Booth, Erickson-Chang y el reenganchado Radström. Tras el pinchazo de Kristensson, la situación cambiaba de manera radical no solo para la carrera sino también de cara al título: aunque Solans tenía una situación controlada, no dejaba de ser una tarea difícil llegar hasta el final sin cometer errores. Los puntos por cada scratch de tramo, con menos de 10 tramos por disputarse, ya no le servían a Kristensson puesto que la diferencia entre ganar y quedar segundo en este rallye, al puntuar doble, era de 14 puntos.

El español se dedicó a dosificar su ventaja frente a su rival directo y ocurrió de una manera curiosa: penalizando antes de entrar al tramo de Dyfi de modo que Kristensson sería quien saliese delante de él, dejando roderas de tamaño similar en lugar de seguir las roderas de los R5 con una anchura diferente al de sus Ford Fiesta R2T19. Al final del tramo le sacaba otros 5 segundos más, manteniendo su saludable renta de cara al tramo espectáculo de Colwyn Bay.

Al final del día, que terminó con otro scratch más de Radström, los del Rallye Team Spain se veían con una renta de casi tres minutos y medio con respecto a Kristensson, teniendo la misión de no cometer ningún error para conseguir el ansiado título y rematar el trabajo de todo un año. Sean Johnston mantenía la tercera posición por delante de Oldrati, Booth y Erickson-Chang, además de los reenganchados Williams, Radström y Poom – faltaba en la lista Zaldívar, quien no salió al último tramo del día.

Solans empezó con calma la tercera etapa y se limitó a completar los tramos ya que Kristensson estaba siendo demasiado lejos y el único que estaba corriendo era Radström, quien pasaba a ser el piloto con más scratch a lo largo de todo el año. El antepenúltimo tramo, el de Great Orme (un recorrido de asfalto alrededor de la bahía de Colwyn que desemboca en Llandudno, sede central de esta edición del rallye) fue cancelado por cuestiones de seguridad, lo que dejaba a los pilotos con tan solo las segundas pasadas por Alwen y Brenig por delante.

Como es normal para no cometer errores, Jan Solans quiso asegurar su triunfo y arriesgó menos en los dos últimos tramos. Rädstrom conseguía el scratch y el piloto español llegaba al último tramo con una ventaja de 3 minutos sobre su principal rival. El objetivo era terminar los 6,43 kilómetros sin fallos para llevarse el título sin complicaciones. Con ese temple que tanto caracteriza al de Matadepera, finalizaba el último tramo perdiendo 10 segundos con respecto a Kristensson y se aseguraba el título del JWRC. Gran trabajo de Jan Solans y Mauro Barreiro en su primera temporada compitiendo en las distintas citas del campeonato mundial.

Related Posts